Las islas Canarias se asocian siempre al sol, la playa y el verano. Sin embargo, su temperatura agradable durante todo el año consigue que hoy os traigamos 5 planes para disfrutar de Tenerife en febrero. De esta forma, este archipiélago cuenta con actividades que se pueden realizar durante todo el año. Gracias a su orografia y el elevado número de turistas que la visitan a lo largo del año, los residentes han agudizado el ingenio para ofrecer planes alternativos al sol y la playa. ¡No dejes de leer las recomendaciones que vienen a continuación para disfrutar de Tenerife fuera de temporada!

 

Tenerife en febrero: carnaval

Si te desplazas hasta Tenerife en febrero, no debes perderte su carnaval. Reconocido con la mayor de las distinciones del Ministerio en materia de turismo, es uno de los mayores espectáculos junto al carnaval de Cádiz y de Águilas (Murcia). Durante su celebración, las murgas y las carrozas con distintas temáticas son los momentos más álgidos de este espectáculo. Se desarrolla en la calle y la gente suele ir disfrazada al tiempo que recorren los bares y carpas de la ciudad. De esta manera, el ambiente festivo invade cada rincón de la isla y se disfruta de un espectáculo que no entiende de diferencias económicas.

 

 

Tenerife en febrero: Reserva Ambiental de San Blas

Este paraje incomparable se sitúa en la localidad de San Miguel de Abona. Un entorno que se conserva prácticamente igual que hace miles de años y ofrece a los visitantes la oportunidad de relajarse y disfrutar de unas vistas únicas de la naturaleza. Además, para un perfecta comprensión del espacio, cuentan con un centro de interpretación en el inicio del recorrido que sirve de explicación para comprender algunos de los secretos de la naturaleza.

 

Tenerife en febrero: Teide

Otra de las atracciones imprescindibles tinerfeñas, dejando sus playas a un lado, es el Teide. Este parque natural cuenta con el punto más alto del estado español, un volcán inactivo en su entorno y algunas de las formaciones rocosas más llamativas de toda la región. Por estos motivos, la visita debe ser de carácter obligatorio. Una vez allí, podremos subir hasta la zona alta con un teleférico y disfrutar de las vistas desde su zona más elevada tras una pequeña caminata. El parque natural del Teide debe estar marcado en colores llamativos en nuestro organigrama si nos disponemos a visitar Tenerife.

 

 

Tenerife en febrero: Drago Milenario

Con la facilidad de desplazamiento que nos ofrece una isla como esta, no podemos dejar de parar en Icod de los Vinos. Allí nos encontraremos con una de las obras de la naturaleza más llamativas e impactantes: el Drago Milenario. Este árbol, que se calcula tiene más de 1000 años, es una de las principales atracciones tinerfeñas fuera de temporada. Si tenemos suerte, podremos disfrutar de su floración. Sin embargo, esta solo se produce cada 10/20 años y de forma irregular.

 

Tenerife en febrero: San Cristóbal de La Laguna

Sin duda, uno de los grandes atractivos arquitectónicos de este archipiélago. Considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, este pueblo cuenta con algunas de las construcciones más antiguas de la isla. No obstante, su historia es mucho más profunda y su atractivo recae sobre un sin fin de características.