Junio nos anuncia el comienzo del verano, el sol ya calienta y los Flamboyanes de Tenerife empiezan a lucirse esplendorosamente con una fuerza inusitada que tiñe de rojo el paisaje tinerfeño, es una llamarada de rojo anaranjado intenso sobre el verde brillante de sus hojas que inunda calles, parques, jardines y caminos de la isla.

Su floración llega hasta principios de otoño y luego saca el fruto en forma de grandes vainas que se utilizan como “instrumento musical” de percusión en fiestas y tenderetes.  Se agita la vaina golpeándola contra la otra mano haciendo sonar así las semillas secas del interior. Podríamos decir que esta música tiene un sonido muy “tropical”.

El bello colorido de los flamboyanes de Tenerife nos marca la llegada del estío y suponen un disfrute para la vista y el espíritu de propios y foráneos

Los flamboyanes de Tenerife, en botánica “Delonix Regia“, o también llamado árbol de fuego, es oriundo de Madagascar y gusta del clima tropical o subtropical, su silueta semeja una sombrilla por lo esbelto de su tronco y la amplitud de su follaje, forma una copa circular muy extensa y frondosa, apreciada por la enorme sombra que proyecta, necesita mucho sol y temperatura suave, florece abundantemente y alcanza una altura de 8 a 10 m. Es un árbol muy pintoresco, llamativo y espectacular, forma parte de la botánica exótica tinerfeña.

Flamboyan-Tenerife

 

Los Flamboyanes de Tenerife los encontrarás principalmente en La Rambla de las Tinajas, Parque García Sanabria, calle Horacio Nelson y en las cercanías de La Concepción en la capital, en muchas calles de la Playa de las Américas y en la playa de Las Teresitas.

Nuestro consejo: alquila un coche en AUTOS PLAZA, vete a dar unos buenos baños a Las Teresitas y apárcalo debajo de un Flamboyán para aprovechar la magnífica sombra y frescor que te brinda , nunca habrás sentido tanto placer aparcando el coche.